Tres años de espera burocrática

Corría el año 1977, cuando el 4 de noviembre el joven diario El País publicaba en sus páginas una queja titulada tal cual he encabezado esta entrada en el blog. A continuación copio parte del texto original de dicha queja:

“He solicitado en el Instituto Beatriz Galindo de Madrid (20-10-77) el título de bachiller superior- Los trámites a seguir son: rellenar un impreso con los datos personales y calificaciones por materias […]. Presentado todo en debidas condiciones, el título se debe recoger dentro de tres años. ¿No habría forma de agilizar esto, para que en vez de tres años fuera en tres semanas, que creo es un plazo prudencial, y que no costase tanto dinero?”

2º Imagen del artículo - Tres años de espera burocrática con marco blanco

La casualidad hizo que llegará a leer en estos días aquella antigua queja y me hiciera reflexionar sobre el avance en los procedimientos que provocaron, hace 34 años, aquel descontento para con la administración pública. Pues mi breve reflexión me ha llevado a concluir que aquel disgustado estudiante se encontraría hoy en día con una administración modernizada, donde los empleados públicos disponen de una tecnología inconcebible en los tiempos de su queja, pero que, a la vez, siguen padeciendo una manifiesta incapacidad técnica para lograr que el ciudadano reciba todos los beneficios que, sin duda, se podrían esperar. Probablemente en la actualidad no existe ningún problema para que la administración indague y encuentre cualquier dato de sus administrados, pero el intercambio de información y la posibilidad de completar la mayoría de procedimientos administrativos sencillos, como el caso que nos ocupa, de una manera casi inmediata es todavía una utopía en determinadas administraciones. Resumiendo, no creo que nuestro protagonista, como ciudadano, se sintiese satisfecho con los avances logrados.

Otro caso sería que el otro estudiante se hubiese quejado de sus tramitaciones con la hacienda pública. Ahí si se ha avanzado y de qué manera. Parece que en el asunto de la puesta en marcha de servicios eficientes para el ciudadano del siglo XXI se puede encontrar uno con diversas velocidades. Pero es que hacienda somos todos y estudiantes solo unos pocos.

Tú ya imaginas un mundo de servicios eficientes. eCivilis lo pone a tu disposición.

Vicente Cruz – CEO